Main menu
abogado accidentes laborales madrid

Contáctenos en el:

91 09 11 942

Mesotelioma maligno: Cómo reclamar si su empresa no cumple con la normativa sobre prevención de riesgos laborales.

Mesotelioma maligno

Mesotelioma maligno-Fernando CamachoEn casos de enfermedad profesional, como es el mesotelioma maligno, la carga de la prueba corresponde a la empresa, no al trabajador afectado. Así, para enervar su responsabilidad, es la empresa la que debe acreditar haber agotado toda la diligencia exigible y, si ha tenido algún impedimento a la hora de actuar con dicha diligencia, también deberá probarlo.

El mesotelioma es un tumor que, en el 80% de los casos, afecta a la pleura (membrana que cubre la caja torácica y los pulmones) y que se manifiesta en periodos largos de tiempo. El asbesto es su principal causa, el riesgo a padecerlo es proporcional a la exposición al mismo. Por ello, profesiones como mineros, trabajadores de la industria naval, de la construcción, fontaneros… son los grupos de mayor riesgo.

En 2001, España prohibió ese material, pero sigue presente en muchos edificios que nos rodean. Por ello, explicaré en  este artículo un asunto que he llevado en el despacho para que sirva de ejemplo a la hora de determinar sus consecuencias y las posibles reclamaciones por daños y perjuicios.

Mesotelioma maligno

Un caso de mesotelioma maligno

1.- Nuestro cliente:

Pedro nació en 1946 y falleció en 2010. Sus herederos eran su mujer, su hijo y su nieto. Desde 1977 trabajó para la empresa XX, como calderero, realizando tareas de manipulación de amianto como empalme de tuberías, montaje, desmontaje y mantenimiento de aparatos de producción forrados de amianto… En 2004, D. Pedro se jubiló y, posteriormente, falleció como consecuencia de un mesotelioma pleural maligno que le fue diagnosticado en 2009. Sus herederos contactaron conmigo para instar las medidas legales necesarias y proceder a la correspondiente reclamación por daños y perjuicios.

2.- El procedimiento:

Solicité al Juzgado de lo Social que se abonase a los herederos una indemnización por daños y perjuicios.

La empresa se opuso a la demanda y alegó: primero que no había solicitado que se le reconociese como enfermedad profesional. Segundo, que la carga de la prueba para relacionar que la enfermedad padecida y el fallecimiento tuviesen su causa en la inhalación de amianto, corría de mi parte. Y, tercero,  que,al no ser un trabajador potencialmente expuesto al amianto y no sobrepasar los niveles máximos de exposición a los límites permitidos, no era necesario hacerle entrega de los medios de protección. Por mi parte, hice frente a dichas alegaciones probando, por un lado que, cuando al Sr. Pedro le diagnosticaron la enfermedad del mesotelioma maligno avanzado, ya estaba jubilado por lo que, difícilmente, se podía solicitar la enfermedad profesional. Además, aporté la Jurisprudencia necesaria para apoyar la tesis de la carga de la prueba en relación a la empresa y probé que el trabajador no disponía de mascarilla de seguridad por lo que inhaló el polvo de amianto.

Todo ello supone un grave incumplimiento por parte de la empresa en relación a su deber de vigilancia y de las normas específicas de prevención como son:

  • Normas sobre el estado y ventilación de los locales de trabajo
  • No se permitirá el barrido, debiendo acudir a una limpieza húmeda
  • Realizar los trabajos junto a campanas aspiradoras
  • Proporcionar al trabajador máscaras o caretas respiratorias
  • Facilitar reconocimientos médicos acordes al riesgo de amianto a los trabajadores.

Y así, multitud de incumplimientos por parte de la empresa que acredité en el juicio. Por todo ello, probé que el trabajador fallecido había estado en contacto directo con amianto,y que la empresa carecía de los dispositivos de precaución reglamentarios no observando las medidas de seguridad e higiene en el trabajo. De esta forma, quedó acreditado el nexo causal entre el daño causado y dicha falta de medidas de seguridad, lo que me dio pie a solicitar una indemnización para sus herederos de 123.000,00€.

3.- La sentencia

El Juzgado Social dictó sentencia admitiendo mis pretensiones y la empresa recurrió sin éxito puesto que, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia, confirmó la sentencia y la empresa fue condenada en costas en ambas instancias.

4.- Conclusión del caso

A pesar de que el fallecimiento de un familiar es irreparable, al menos, tras instar los correspondientes procedimientos judiciales, con mis buenos consejos, mis clientes vieron satisfechos sus intereses. Si Ud. es un posible afectado por amianto, ya sea directa o indirectamente, contacte con un buen despacho de abogados laboralistas en Madrid para que inste las acciones legales pertinentes y luche por sus intereses.

5.- Otros casos de actualidad

Un caso de mesotelioma maligno

Son muchos los afectados por asuntos similares y hay multitud de procedimientos abiertos. Uno de los más relevantes ha sido el relacionado con la entidad Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) condenada a abonar 410.000,00€ mesotelioma pleural causado por la exposición al amianto. Trabajaba en un espacio sin ventilación, no contaba con equipos de protección, ni individual ni colectivos, y la empresa tampoco adoptó medidas técnicas u organizativas de protección que podían haber prevenido o, al menos reducido, los efectos nocivos de la actividad laboral. En la misma línea, una familia de un trabajador fallecido por un mesotelioma maligno difuso como consecuencia de su exposición a partículas de amianto en una factoría de Michelin en Valladolid, ha conseguido que se admita su demanda incrementando en un 52% la pensión inicialmente fijada para su viuda. Asociaciones como Asviamie no se cansan de pedir a las empresas el máximo esfuerzo en servicios de prevención, que extremen las medidas preventivas para hacer frente a la exposición a sustancias tóxicas en el trabajo, especialmente a las cancerígenas.

Fernando Camacho

Fernando Camacho

Fernando Camacho tras licenciarse en Derecho se especializó en Derecho Laboral, Derecho Civil y Derecho de Empresa. Es un reconocido letrado, con una larga trayectoria a sus espaldas en el desarrollo de la abogacía. Sus áreas de competencia más sólidas son: accidentes en el lugar de trabajo, reclamación de compensaciones, percances en vía pública, indemnizaciones por negligencias médicas y violación de la seguridad ciudadana.
Fernando Camacho

(Tenemos clientes de: Torrejón de Ardoz, Parla, Coslada, Leganés, etc)

Fernando Camacho tras licenciarse en Derecho se especializó en Derecho Laboral, Derecho Civil y Derecho de Empresa. Es un reconocido letrado, con una larga trayectoria a sus espaldas en el desarrollo de la abogacía. Sus áreas de competencia más sólidas son: accidentes en el lugar de trabajo, reclamación de compensaciones, percances en vía pública, indemnizaciones por negligencias médicas y violación de la seguridad ciudadana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.